Cocina árabe: Hummus


La gastronomía árabe es resultado de una rica combinación de culturas enlazadas por un idioma  común en la que se van sumando los matices que impone la personalidad de cada región.
Es un mosaico maravillosamente diverso que va desde el exotismo de la cocina libanesa, el rigor y la sencillez de la magrebí hasta la influencia de la India e Irán en la utilización de especias.
Al igual que en otras culturas, la comida en los países árabes va ligada íntimamente a la hospitalidad y se acostumbra invitar a comer a alguien cuando se desea honrarlo.
Los alimentos empleados están marcados por las normas halal del Islam, por esta razón no se come el cerdo, apareciendo en cambio la carne de cordero y las aves.
Comerciantes desde la antigüedad, los árabes difundieron productos antiguamente desconocidos. Conocedores de primera mano de los alimentos procedentes del Lejano Oriente, fueron los responsables de la integración definitiva de la mayoría de estos productos en la cocina occidental con su llegada a la Península Ibérica.
Su oferta culinaria es, hoy en día, refinada, aromática y muy saludable.
Pero para ir entrando en calor, probemos con un típico y sencillo plato de la cocina árabe:

Hummus (puré de garbanzos)

Ingredientes:
- 1 taza de garbanzos cocidos
- Jugo de un limón
- 2 dientes de ajo
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cucharada de tahina (puré de sésamo)
- Agua

Preparación:
Se dejan los garbanzos en remojo la noche anterior y se los cocina con abundante agua. Se mezclan los garbanzos con los demás ingredientes en un pote y se los tritura hasta alcanzar una mezcla homogénea. Le añadimos más limón o más ajo, de acuerdo a su propio gusto.
Una buena forma de presentarlo es colocando unas cuantas cucharadas de hummus en un plato playo decorado con comino y pimentón alrededor y en el centro una buena cantidad de hojas de perejil fresco. Servir con tostadas, galletas o pan tipo árabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores