El mundo como Ilusión


Cierto día mientras Ananda, el discípulo más cercano y fiel del Buda, caminaba junto a su maestro por los bosques de la India, le preguntó: -Maestro, tú dices que la Creación es Ilusión, que este mundo que puedo ver, tocar y vivir es ilusorio... Mi mente entiende tus palabras, pero no logro convencerme de su significado profundo...
El Buda se limitó a mirarlo y sonrió.
Luego de varios minutos el Maestro rompió el silencio y dijo: -Estoy sediento Ananda, ¿podrías buscar un poco de agua para mí?
Ananda vio distante a unos trescientos metros algo que parecía ser una granja. –Iré por el agua. Enseguida regreso. Le dijo.
Batió palmas al acercarse a la puerta y fue recibido por una joven mujer. Sus cabellos rubios y lacios, su figura esbelta y grácil, impactaron violentamente a Ananda que quedó prendado de la belleza de la joven, al punto que olvidó el propósito que lo había llevado hasta allí.
Detrás de la joven se encontraba su padre quien al ver a un hombre fuerte como Ananda, pensó en lo bueno que sería la ayuda de un par de brazos jóvenes para dar nueva vida a la granja familiar y no dudó en proponérselo. Ananda aceptó de inmediato.
La granja comenzó pronto a florecer con nuevos animales y más y mejores cultivos,. Para que la felicidad fuera completa, el granjero pensó que debía casar a su hija con Ananda. Los deseos del padre se cumplieron y de la unión nacieron dos hermosos niños. Poco después el viejo granjero murió, la familia lo lamentó mucho pero siguió adelante.
Hasta que cierto día se levantó un enorme vendaval. Las aguas de un arroyo que se encontraba cerca alcanzaron tal caudal que Ananda debió abandonar la finca para intentar conservar su vida y la de su familia.
A poco de emprender la partida y con el agua ya a la altura de la cintura, Ananda pudo ver cómo el más pequeño de sus hijos era arrancado por acción del viento de los brazos de su madre y arrastrado por la marea... La madre en un intento desesperado por recuperar al niño, golpeó su cabeza contra el tronco de un árbol y fue arrastrada inconsciente por las furiosas aguas. Al contemplar esta escena, Ananda no advirtió que el mayor de sus hijos se había soltado de su mano y se deslizaba también aguas abajo...
Pese a la conmoción, Ananda tuvo que esmerarse para conservar su propia vida y así nadó, y nadó, soportando los embates cada vez más violentos de las aguas y el viento...
Luego de un largo trecho divisó lo que parecía ser una inmensa piedra y se dirigió a ella. Empleó sus restos de fuerzas para trepar a ella, y colocarse a salvo de la tormenta.
Grande fue su sorpresa al descubrir que sobre la piedra se encontraba el mismísimo Buda que al ver emerger a Ananda se limitó a preguntar: -¿Y mi vaso de agua?
Ananda furioso replicó –De qué vaso de agua me hablas, no sabes la tragedia que he vivido... Yo era el dueño de una granja espléndida que había conseguido con el fruto de mi esfuerzo y tenía una hermosa esposa e hijos y lo perdí todo a causa de un temporal que me ha dejado completamente solo y en la más absoluta de las miserias...
Luego de esto se hizo un silencio y Ananda recordó el pedido de su Maestro y su pregunta inicial.

Según cuentan, toda esta historia transcurrió en el tiempo que tarda una persona en caminar trescientos metros, pedir un vaso de agua y regresar al punto de partida.

Plov


El Plov es un plato de culto en Uzbekistán.
Es básicamente un guiso cocinado en una sola olla en grasa de cordero con carne cortada en cubos, cebollas, zanahorias y arroz; con pasas, garbanzos con cilantro pimientos y otras especias. El jefe principal de la cuidad, cocina Plov en las fiestas sirviendo a veces hasta 1000 personas, todo en una sola olla. El plov no tiene distinción social lo consume todo el pueblo, es un plato universal, tanto festivo como cotidiano: se sirve ya sea en la celebración del nacimiento como en la comida de exequias, en las bodas, o cuando se tiene un invitado de honor, aniversario o simplemente para la comida en familia.Aquí va el plov tal y como se cocina en Uzbekistán.

Uzbek Plov
(Para 4 personas)

2 tazas arroz
5 zanahorias grandes
2 cebollas grandes
400 gr pierna de cordero en cubos
100 gr grasa de cordero
Caldo de verduras o de cordero
1 cucharita pimienta en grano
2 cucharita semillas de cilantro
2 cucharita semillas de comino
1 cabeza de ajo
¾ taza de garbanzos previamente remojados
½ taza de pasas

Preparación

Es bueno comenzar por preparar primero el ajo y el caldo de verduras. El ajo se asa en el horno. El horneado transforma los dientes de ajo en una pasta dorada y caramelizada. Hay que asarlo en un horno a fuego medio (180°C) como una hora. Cuando está listo, la pulpa del ajo debe estar suave y dorada. Luego preparamos un caldo de verduras con un puerro, una cebolla, un poco de perejil y una papa. Taparlo y cocinarlo a fuego bajo unos 45 minutos. Si se lo pone sal a caldo, luego no hay que ponerle al plov.

Pelar y cortar las cebollas grandes por la mitad, luego en rebanadas. Pelar y cortar las zanahorias. Luego preparar las especias: 1 cuchara de pimienta en grano, 2 cucharas de semillas de comino y 2 cucharas de semillas de cilantro. Muele las especias en un mortero hasta obtener un polvo fino, siempre en el sentido de las agujas del reloj

En Uzbekistán hacen plov utilizando solo grasa de cordero. Se puede utilizar los trozos blancos que se encuentran en las piernas o en la parte inferior del costillar del cordero.
En una olla grande calentar la grasa de cerdo, y cuando empiece a derretirse echar la carne de cordero, moviéndola y dorándola por todos los lados, de manera que se vaya haciendo en su propia grasa. Pasados 10 minutos agregar los garbanzos, la cebolla y el ajo. Rehogar y añadir agua, en una cantidad suficiente hasta cubrir. Llevar a ebullición y reducir el fuego para que se vaya cocinando a fuego medio, unos 25- 30 minutos, hasta que la carne esté tierna. Ir agregando caldo caliente si fuera necesario. Pasado este tiempo, añadir en la misma olla el perejil, la zanahoria troceada, el comino, la pimienta y cilantro. Echar el arroz y 3 vasos de caldo aproximadamente (calcular que se cocine en el doble de cantidad de caldo). Cocinar durante 30 minutos hasta que todo este cocido.

Cuevas de Ellora

Para ver esta galería de fotos descargá flash player en: http://www.adobe.com/flashplayer

Seguidores