La música del Sahara

Los Tuareg, pueblo nómade Bereber, está forjado y templado por la dureza del medio en que habita, el desierto del Sahara. No tienen patria, pero tampoco tienen fronteras. Se los observa adustos y lejanos, pero practican la ley de la hospitalidad sin limitación.
La ley que los rige no está escrita en ningún lado.

Imaginen por un segundo el atardecer en el desierto, el cielo en todas direcciones, el intenso azul tornándose en cálidos tonos anaranjados que recortan las dunas en el horizonte.
Aquí la arena comienza a enfriarse, un grupo de tuaregs se sientan y desenfundan sus guitarras. Sus letras sencillas como su vida, como el paisaje...

Imidiwan Afrik Tendam


Amassakoul 'n' Tenere


Soy un viajero solitario en el desierto, no es nada particularmente especial
Puedo soportar el viento, puedo soportar la sed y el calor ardiente
 Sé cómo ir a pie hasta la puesta del sol
 En el desierto, plano y vacío, mi cabeza está despierta
 He subido y bajado las montañas donde nací
 Puedo saber en qué cuevas el agua se esconde
 Estas preocupaciones son mis amigos y dan a luz a las historias de mi vida.



Assouf

¿Qué puedo hacer con este anhelo eterno 
Que habita en mi alma y mi corazón en llamas
Amigos mios, la noche cae ¿pero acaso puede enfriarse un corazón que arde? 
El mundo duerme, cuento las estrellas y así atizo mi corazón ardiente 
Cuando todo yace y duerme, baño mi corazón y mi alma.

Este grupo se llama Tinariwen. Imaginen una tribu de nobles guerreros del desierto, vestidos con sus túnicas y armados con guitarras eléctricas. 
La música es parte de su vida como lo es el andar. Alguien dijo que el blues nació en África. Tinariwen, los hombres azules con alma de blues, lo prueban...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores