El fabuloso Cuento

Ghazal de José Henriques

Pobre necio, apropiarme de un deseo que no era, no era mío 
Escrito en ese granito de polvo ya estaba mi destino 

El proyecto es perfecto, igual me rebelo con altivez 
No fue mi elección, mis ojos fueron vendados con ilusión 

 Tanto actuar... y debo hacerlo con lucimiento y elegancia 
“¡Destierra osado tonto... destierra toda ignorancia!” 

 Eso me dices ahora, después de nutrirme con esmero 
Con una infinidad de sueños, alegrías, pesares y deseos 

 Eres el único, eso me dicen... lo escucho a cada momento 
 Tu guión fue escrito para una multitud y actuar lleva tiempo 

 Confinado en una casa de vastos jardines, perfumes y sonidos 
 Me encierro en un cuarto oscuro y converso con otros cautivos 

 Cuánto tiempo para desaprender lo poco que sabemos 
 Cuánto tiempo para terminar la actuación de este fabuloso cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores