Vagón Comedor: Tailandia



La comida tailandesa nos sorprende con sus perfumes, texturas, colores y sabores picantes y especiados. No existe un único adjetivo para describir el sabor característico de sus platos, propio de una combinación entre sal y pimienta, curry y raíz de cilantro. La gastronomía de Tailandia es una mezcla equilibrada de sabores ácidos, salados, dulces y picantes. Y es precisamente esta mezcla la que convierte sus platos en una experiencia única.

Una cena tailandesa es una ceremonia social: se sirven muchos platos distintos y todos los comensales los comparten entre sí, siempre junto a una buena ración de arroz blanco aromatizado. Es el colorido de especias y sabores lo que le da a esta cocina su personalidad distintiva. El empleo de frutos secos y nuez de coco es también característico de esta variedad gastronómica, igual que la mezcla de hierbas y cítricos, entre ellos la citronela o la lima kaffir. Se utiliza hierba de limón, salsa de pescado u ostras para resaltar los sabores, mientras que para equilibrarlos  se utiliza la leche de coco.

La base de la gastronomía son las salsas preparadas con guindillas, pasta de cangrejo, ajo, cilantro, leche de coco y una amplia variedad de especias. Y si bien el arroz es el ingrediente más usado, el curry es el ingrediente básico de toda la cocina tailandesa. Uno de los currys que más se utilizan es el curry massaman. Generalmente se prepara con leche de coco, maní tostados, papas, hojas de laurel, semillas de cardamomo, canela, azúcar de palma, salsa de pescado y salsa de tamarindo.

Para la cocción se emplean cuencos de barro o woks, la clave se encuentra en saber contrarrestar los sabores con el objetivo de lograr una perfecta mezcla agridulce.

Los ricos sabores se complementan con la delicadeza y el arte con el que se presentan la mayoría de los platos. Nunca faltan los arreglos florales en la mesa, ni las frutas moldeadas de formas caprichosas.

Así como es difícil de describir y encasillar en palabras, la comida tailandesa es fácil de disfrutar por eso aquí van unas recetas para que pongan en practica las ganas de descubrir sabores diferentes.



Langostinos con curry de cardamomo y mango



Ingredientes:

4 langostinos pelados
4 finas rodajas de mango maduro
1 cucharada de yogur

Para el curry:
125 gr de aceite de oliva
30 gr de ajo
250 gr de cebolla
20 gr de jengibre rallado o en polvo
50 gr de guindilla
5 gr de cúrcuma
10 gr de cilantro fresco picado finamente
2 gr de semilla de mostaza
2 gr de semilla de cardamomo
500 gr de tomate pelado y troceado
½ lima

Preparación:

En una sartén con aceite de oliva caliente, freír la cebolla y el ajo. Mientras, en un mortero moler las semillas de cardamomo, y una vez que esten molidas agregar los restantes ingredientes. Llevar todo a fuego medio por 30 minutos, luego, dejar que el curry repose.

Colocar en una plancha caliente los langostinos a cocinar, añadiendo de a poco el jugo de lima. Retirarlos cuando estén dorados.

Para armar el plato, colocar en una fuente el mango cortado en laminas, luego el curry y finalmente los langostinos alrededor. Rocíar con una cucharada de yogur.


Pollo al jengibre con tallarines



Ingredientes

- 2 cucharadas de aceite vegetal
- 1 cebolla en rodajas
- 2 dientes de ajo picados finos
- 1 trozo de jengibre de 5 cm en tiras
- 2 zanahorias en rodajas finas
- 4 pechugas de pollo sin piel
- 300 ml de caldo de pollo
- 4 cucharadas de salsa de soja tailandesa
- 225 g de brotes de bambú de lata, lavados y escurridos
- 75 g de tallarines de arroz
- 4 cebolletas en rodajas y 4 cucharadas de cilantro picado, para adornar

Preparación

Calentar el aceite en un wok y saltear la cebolla, el ajo, el jengibre y la zanahoria 1 o 2 minutos, hasta que estén tiernos. Luego colocar el pollo y saltearlo hasta que esté hecho y ligeramente dorado.

Añadir el caldo, la salsa de soja y los brotes de bambú. Llevarlo a ebullición y, a continuación, bajar el fuego dejándolo hervir por 3 minutos. Mientras tanto, remojar los fideos en agua para luego cocinarlos en agua hirviendo durante 6 o 8 minutos, escurrirlos bien. Sirvir el pollo con los tallarines, adornado con la cebolleta y el cilantro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores