Mandalas


La palabra Mandala es de origen sánscrito, significa "contener la esencia", también se puede traducir como círculo o ciclo.
El mandala es un dibujo geométrico, mayormente de forma circular o cuadrada que se origina en un centro  y se desarrolla hacia afuera por medio de líneas entrecruzadas formando formas geométricas o figurativas. El estilo y significado específico de cada mandala se explica según la época y la comunidad que lo realiza. Sin embargo todos tienen algo en común, su patrón esta organizado alrededor de ese punto o raíz central, conocido como bindu, que representa la matriz creadora del Universo, su esencia.
Los mandalas son, por un lado un ejemplo de expresión artística y por el otro un vehículo de  espiritualidad.
Para algunas antiguas civilizaciones eran una representación del cielo en la tierra cuya función era alinear las acciones de los hombres en la tierra con las acciones de lo divino, y cada cultura lo expresó de forma diferente.
En el mundo tibetano, se utilizan para decorar y santificar templos y hogares; en ritos de iniciación de monjes, gobernantes y hasta en ceremonias funerarias.
Para el budismo, el mandala representa pictóricamente el modelo de un universo perfecto. Para esa tradición de pensamiento, es un símbolo de la iluminación conseguida a través la liberación última y la armonía suprema.
Para los budistas el mandala es la representación del crecimiento espiritual cuyo punto central es la mente. Durante la construcción de los mandalas los monjes budistas enfocan sus mentes en las enseñanzas y atributos de Budda, de esta forma la construcción y contemplación de la geometría del mandala los lleva a un estado de meditación.
Los monjes budistas se dedican durante mucho tiempo en producir grandes y complejos mandalas que una vez terminados son destruidos. Demostrando a través de este arte la impermanencia de las cosas.
La creación de un mandala es una minuciosa tarea utilizada por los monjes budistas para entrenar sus mentes, y adquirir de esta manera formas mas elevadas de comprensión de la realidad. 


1 comentario:

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Publicar un comentario

Seguidores