La Taberna


La puerta de la taberna es el destino de todos los senderos.
Algunos serpentean al borde del mar y otros son directos y expresos

Según se cree aquí, en esta antigua ciudad, todos (absolutamente todos) dirigimos nuestros pasos hacia esa puerta. Claro que cada quien lo hace a su modo.

Algunos invierten por completo su vida en esa empresa. Despliegan mapas, recolectan anotaciones con direcciones, números, nombres de personas que dicen haber visto o probado... leen y preguntan; se afanan por encontrar.

Su éxito no siempre es mayor al de aquellos otros que, por el contrario, nada esperan ni buscan.

No es la codicia sino la sinceridad del corazón y la urgencia del anhelo, la que  deposita al hombre ante ese umbral.
En esta vida o en otra, como fruto de una búsqueda deliberada y tozuda o como natural consecuencia del ejercicio del arte del olvido; la oportunidad a cada uno llega.

La puerta de la Taberna es el destino de todos los senderos. Pero también esa puerta es para cada uno diferente. Las tabernas existieron en el pasado y aun hoy existen. Su duración es efímera. Permanecen abiertas durante un breve tiempo, cada una de ellas espera a un solo hombre o, a lo sumo, a un pequeño puñado. Las tabernas se mudan y cambian, de lugar, de tiempo, de apariencia...  

 A veces es una modesta casa, en un pequeño pueblo olvidado que tiene el color de las tejas y el sabor del durazno.
Otras es una ruidosa sala donde se escucha música a toda hora y nunca se detiene la danza.
En ocasiones será un templo secreto que quizás se presente bajo la desconcertante forma de un jardín o de un campo abierto.

Todos hemos sido invitados a la Taberna.

En cierto lugar, cuya dirección aun no conocemos pero hacia el cual inexorablemente caminamos, nos aguarda a cada uno, una pequeña copa de plata. En su cóncava tersura, espera el vino más exquisito y embriagador. Capaz de disolver en un segundo el dolor y la violencia del mundo y transformarlos en el enceguecedor brillo de un sol.        

      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores