La belleza


La belleza que vemos en torno de nosotros es un reflejo
Del rostro de nuestro Amado, cantando esa perfección

Quienquiera que tu amado sea, el amor en sus ojos
La creación engendró; cada cosa suspira por él con alegre antelación 

De ninguna manera desfallezcas si el amado 
Exige, con alguna tarea imposible, que tu amor sea probado 

Nadie espera una conducta lógica de los vientos y de los mares
Los caprichos del Amado, por divina sanción, son excentricidades

El amante es solamente libre, cuando no desea recompensa 
Si es demasiado difícil, es mejor que te vuelvas a casa y deseches la espada

El campo del amor es un campo de batalla sólo para héroes 
Para aquéllos que son valientes contra sí mismos y soportan los golpes 

Ser músico es también una ventaja 
Nuestra situación mejora, dando al Amado serenatas. 
Francis Brabazon

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores