Camina con Krishna

Cuán sencillo fue este asunto del amor en el principio…
Noche amena, un dulce sueño y un despertar con el canto de las urracas
 El sol surgía al amanecer como repicar de campanas desde la bóveda celeste
Convocando a los espíritus para el viaje de otro día nuevo y alegre
Ninguno de nosotros pensaba que ese viaje nos llevaría a este amargo desamparo
Con rollizos compañeros y una nodriza de palmas erguidas y bizca
En estas llanuras no hay siquiera silencio y paz, sino desdeñoso amor
Y la voz ronca, levantando campamento en la fría mañana de un peón trabajador

Pero no podrás hacer el camino solo. Anda con Él… o regresa a tu casa
Muchos que intentaron por sí solos yacen ahora en su tumba bajo una duna
Habíamos leído sobre oasis y estrellas que eran como lámparas en la noche
Nadie nos habló de tormentas de arena que oscurecen la luz del sol
Sin embargo, compadecemos a quien se quedó en su casa sentado al lado del fuego
Nunca le llegará el viento perfumado de la noche… cabellos con aroma del desierto.
Francis Brabazon

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores