“Cuando me volví un amante, pensé que había conseguido la Perla de la meta. 
Necio de mí, ignoraba que esta Perla yace en el fondo de un océano 
con innumerables olas que enfrentar y grandes profundidades que sondear”
 
Hafiz



¿Dónde dejaste tu paraguas?


“Un joven llamado Tenno, había sido discípulo de Nan-nin durante 10 años. Un día decidió que era momento de buscar un nuevo maestro,  ya que creía que había obtenido todo lo que podía obtener de su maestro Nan-nin. Así, se dirigió a otro monasterio y se hizo discípulo del maestro Po, por seis años. Un día de lluvia, el discípulo tuvo ganas de ir a visitar a su antiguo maestro. Caminó por el sendero bajo una torrencial lluvia, y se acercó al templo...Cuando entró, el maestro lo saludó con una pregunta: ¿Dejaste tus sandalias y tu paraguas en la entrada? Sí, -contestó Tenno. Dime,-continuó el maestro- ¿Donde colocaste tu paraguas? ¿a la izquierda o a la derecha de tus sandalias?-Tenno se quedó pensando sin saber la respuesta, y se dio cuenta que había actuado sin prestar verdadera atención.  No sabía de qué lado había dejado realmente el paraguas.  Después de un breve silencio, Tenno le respondió al maestro: “Creo que tengo que volver a ser su discípulo.”








“No te aflijas si por amor penetraste en el desierto y las espinas te hieren.
No te aflijas si el viaje es amargo, no te aflijas si la meta es invisible
Todos los caminos conducen a una sola meta
No te aflijas, aún te quedan tu canción y tu amor.”  

Hafiz

Seguidores