¿Dónde dejaste tu paraguas?


“Un joven llamado Tenno, había sido discípulo de Nan-nin durante 10 años. Un día decidió que era momento de buscar un nuevo maestro,  ya que creía que había obtenido todo lo que podía obtener de su maestro Nan-nin. Así, se dirigió a otro monasterio y se hizo discípulo del maestro Po, por seis años. Un día de lluvia, el discípulo tuvo ganas de ir a visitar a su antiguo maestro. Caminó por el sendero bajo una torrencial lluvia, y se acercó al templo...Cuando entró, el maestro lo saludó con una pregunta: ¿Dejaste tus sandalias y tu paraguas en la entrada? Sí, -contestó Tenno. Dime,-continuó el maestro- ¿Donde colocaste tu paraguas? ¿a la izquierda o a la derecha de tus sandalias?-Tenno se quedó pensando sin saber la respuesta, y se dio cuenta que había actuado sin prestar verdadera atención.  No sabía de qué lado había dejado realmente el paraguas.  Después de un breve silencio, Tenno le respondió al maestro: “Creo que tengo que volver a ser su discípulo.”



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores